Premio Nobel Francis Crick. Mi tendencia por el ateísmo.

920x920

Francis Crick. Premio Nobel de Fisiología y Medicina Co-Padre del ADN.

Cuando el profesor Crick fue informado acerca del Golden Jubilee (50 aniversario) del Centro Ateo él estaba inmensamente feliz y presentó su último libro “What Mad Pursuit” un relato autobiográfico de su vida como científico, sus mejores deseos al centro ateo por su Jubileo de Oro. Este libro es publicado por Basic Books, Inc., Nueva York. Aquí están algunos extractos de su libro para familiarizar a los lectores con algunos puntos de vista de Crick sobre la religión.  ( Dar click en las imágenes para verlas mejor. )

______________

Nací en 1916, en plena Primera Guerra Mundial. Mis padres, Harry Crick y Anne Wilkins Crick, eran una pareja de clase media y vivían cerca de la ciudad de Northampton, en los Midlands ingleses. En aquella época la industria principal de Northampton giraba en torno a la piel y la manufactura del calzado —tanto era así que el equipo local de fútbol se llamaba The Cobblers (los Zapateros remendones). 

Mi padre y su hermano mayor, Walter, dirigían una fábrica de botas y zapatos fundada por mi abuelo. Nací en casa. Lo sé por un curioso incidente relacionado con mi nacimiento. Aunque mi madre no era una supersticiosa convencida, le gustaba cultivar ciertas prácticas supersticiosas. Cada año nuevo intentaba que la primera persona que cruzaba nuestro umbral fuera morena y no rubia. Esta práctica —ignoro si todavía se conserva — se llama first footing [primera pisada] y se supone que trae buena suerte durante el añoDespués de mi nacimiento, ella ordenó a su hermana menor, Ethel, que me llevara a lo más alto de nuestra casa. Mi madre esperaba que esta pequeña ceremonia aseguraría que más adelante yo «llegara a la cima». La mayoría de las prácticas supersticiosas revelan sobre quienes las ejercitan más de lo que ellos suponen y esta leyenda familiar muestra claramente que mi madre, como cualquier otra madre, era ambiciosa respecto a su primogénito, incluso antes de tener algún indicio de mi carácter y capacidades. 

000042b

Libro autobiográfico. Su nombre en español: Qué Loco Propósito. Una visión personal del descubrimiento científico.  Publicado en 1988.

 Tengo pocos recuerdos de mis primeros años. Ni siquiera recuerdo que mi tía Ethel, que era maestra, me enseñara a leer. Según las fotografías, yo era un niño muy normal. A mi madre le gustaba decir que parecía un arzobispo. No creo que jamás hubiera visto alguno —no era católica ni pertenecía a la Iglesia de Inglaterra—, pero es posible que viera alguna fotografía en el periódico. Es muy poco probable que a los cuatro o cinco años tuviera un aspecto tan venerable. Lo que sospecho que ella quería decir, aunque se frenaba, era que yo parecía un ángel —muy rubio, ojos azules, una expresión «angélica» de benevolente curiosidad —, pero con algo adicional. Odile (mi actual mujer) conserva un medallón de esta época, regalo de mi madre. Contiene dos pequeñas fotografías redondas y en color, una de mi hermano menor, Tony, y la otra mía. En cierta ocasión le comenté que por mi aspecto parecía haber sido un niño bastante angelical. «No exactamente», replicó. «Fíjate en esos ojos penetrantes». Y hablaba con convicción puesto que a lo largo de nuestros largos años de convivencia se había visto sometida a la misma mirada crítica e inquisitiva. Otro indicio respecto a mi carácter de niño proviene de Michael, el hijo que tuve con mi primera mujer, Doreen. Cuando él tenía aproximadamente la misma edad, vivió una temporada con mi madre. En más de una ocasión, me di cuenta de que contestaba a sus explicaciones replicando: «Pero esto no puede ser cierto». Mi madre preguntaba extrañada: «¿Y por qué no?», a lo que Michael daba una respuesta simple y lógica que era obviamente la correcta. Sospecho que yo también hacía este tipo de comentarios a mi madre —lo que no era difícil, puesto que ella no tenía una mente precisa—, que le resultarían a la vez desconcertantes y fascinantes. En cualquier caso, ahora veo claramente que mi madre creía (como otras muchas madres) que su hijo mayor poseía un talento excepcional, y al provenir de la sólida clase media, hizo todo lo posible para que este talento fuera desarrollado.

duckymom-d2 Puesto que mis padres carecían de formación científica, tuvieron que comprarme la Enciclopedia de los Niños de Arthur Mee para eludir mis constantes preguntas sobre el mundo. Estaba publicada por tomos, de modo que en cada volumen se mezclaban arte, ciencias, historia, mitología y literatura. Lo leí entero con gran avidez, aunque lo que más me atraía eran las ciencias. ¿Cómo era el universo? ¿Qué eran los átomos? ¿Cómo crecían las cosas? Asimilé muchas explicaciones, deleitándome en lo inesperado de todas ellas, a juzgar por el mundo que diariamente veía a mi alrededor. ¡Qué maravilla haber descubierto tales cosas! Debe de haber sido entonces cuando decidí ser científico. Pero entreveía un obstáculo. Cuando fuera mayor —¡y qué lejos parecía!— todo habría sido descubierto. Confié mis temores a mi madre, que me tranquilizó. «No te preocupes, Ducky», me contestó. «Aún quedarán muchas cosas para que tú puedas descubrir alguna». 

A los diez o doce años, era un especialista en experimentos caseros; mis padres debían haberme comprado un libro de texto de química. Intenté hacer seda artificial: un fracaso. Introduje una mezcla explosiva en botellas y las hice estallar con ayuda de la electricidad: un éxito espectacular que, lógicamente, preocupó a mis padres. Llegamos a un acuerdo. Podía hacer volar una botella siempre y cuando estuviera sumergida en un cubo de agua. Obtuve un premio en la escuela —mi primer premio— por una colección de flores silvestres. Había recogido muchas más especies que cualquier otro, pero entonces vivíamos cerca del campo, mientras que todos mis compañeros de clase vivían en la ciudad. Me sentí un poco culpable,aunque acepté sin vacilar el premio, un librito sobre los insectos que se alimentan de plantas. Redacté y mecanografié una revista para entretener a mis padres y amigos. A pesar de todo esto, no recuerdo haber sido especialmente precoz o haber hecho algo realmente excepcional. Era bastante bueno en matemáticas, pero nunca deduje por mí mismo un teorema importante. En resumen, sentía curiosidad por el mundo, era lógico, emprendedor y estaba dispuesto a trabajar duro si algo suscitaba mi entusiasmo. Si cometía un error, era porque cuando comprendía algo con facilidad, creía que ya lo había entendido por completo.

hqdefault

 No existe consenso sobre el día de  reposo se contradicen diversas  religiones y sectas judeo-cristianas.

 Mis padres eran religiosos de una manera bastante tranquila. No teníamos nada como las oraciones familiares, pero asistían a la iglesia cada domingo por la mañana y cuando estábamos lo bastante mayores mi hermano  y yo fuimos con ellos. La iglesia protestante fue una no-conformista, una Iglesia Congregacional, como se le llama en Inglaterra, y disponía de un gran edificio  sobre la avenida Abington. Ya que no teníamos  un automóvil, a menudo caminábamos a la iglesia, aunque a veces viajábamos en autobús. Mi madre admiraba mucho al clérigo a causa de su carácter recto. Por un tiempo mi padre era secretario de la iglesia (es decir, el hizo los tramites financieros de la iglesia), pero no he tenido la sensación de que ninguno de ellos era especialmente devoto. Ciertamente no eran excesivamente estrechos en su visión de la vida. Mi padre a veces jugaba al tenis en los domingos en las tardes, pero mi madre me advirtió no hablar de esto a otros miembros de la congregación, ya que algunos casi seguro que no habrían aprobado tal conducta pecaminosa (no guardar el día de reposo.)

Acepté todo esto, como hacen los niños, como parte de nuestro modo de vida. No me queda claro en qué momento perdí mi fe religiosa, pero sospecho que fue alrededor de los doce años. Era casi seguro que antes del inicio real de la pubertad. Tampoco puedo recordar exactamente lo que me llevó a este cambio radical de perspectiva. Recuerdo haberle dicho a mi madre que ya no quería ir a la iglesia, y ella estaba visiblemente molesta por esto. Imagino que mi creciente interés por la ciencia, y el bajo nivel intelectual del predicador y su congregación, me motivaron, aunque dudo que hubiera hecho mucha diferencia si hubiera sabido de otras creencias cristianas más sofisticadas. Cualquiera que sea la razón, a partir de entonces yo era un escéptico, agnóstico con una fuerte inclinación hacia el ateísmo. Esto no me salvo de asistir a los servicios cristianos en la escuela, especialmente en el internado al que fui más tarde, donde un servicio obligatorio se llevaba a cabo cada mañana y dos los domingos.

  • ( El vídeo es de una serie de conferencias llamadas Beyond Belief donde diversos científicos de fama mundial se reunieron en el Instituto Salk en los años 2006, 2007 y 2008 para tratar temas como el conflicto que hay entre ciencia y religión, así también contrarrestar y criticar a la absurda Fundación Templeton. En el vídeo el científico Terrence Sejnowski Director del Salk Institute  y miembro de The National Academy of Sciences expone algunos pensamientos de Francis Crick sobre su postura en el tema de las creencias religiosas. )

                                                  

Por el primer año allí, hasta que mi voz se quebró, canté en el coro. Yo escuchaba los sermones, pero con desapego e incluso con cierta diversión si no eran demasiado aburridos. Afortunadamente, a medida que iban dirigidas a los escolares, que eran a menudo muy breves, aunque con demasiada frecuencia debido a la exhortación de la moral. No tengo ninguna duda, como se verá más adelante, que esta pérdida de fe en la religión cristiana y mi creciente apego a la ciencia han desempeñado un papel dominante en mi carrera científica, no tanto sobre una base del día a día, pero en la elección de lo que he considerado interesante e importante. Me di cuenta desde el principio que es por un conocimiento científico detallado que ciertas creencias religiosas se vuelvan insostenibles. Un conocimiento de la verdadera edad de la tierra y del registro fósil hace que sea imposible para cualquier intelecto equilibrado creer en la verdad literal de cada parte de la Biblia de la manera que lo hacen los fundamentalistas. Y si algo de la Biblia es manifiestamente errónea, ¿por qué el resto debería de aceptarse de forma automática? Una creencia, en el momento en que fue formulada, puede no sólo haber apelado a la imaginación, sino también adaptarse bien con todo lo que era lo que se sabía. No obstante, puede ser ridícula, debido a hechos descubiertos posteriormente por la ciencia. ¿Qué podría ser más tonto que basar toda la propia visión de la vida en las ideas que, por plausible en ese momento, ahora parecen ser bastante errónea? ¿y qué sería más importante que encontrar nuestro verdadero lugar en el universo mediante la eliminación de uno a uno de estos lamentables vestigios de creencias anteriores?

Sin embargo, está claro que algunos misterios todavía tienen que ser explicados científicamente. Mientras que éstos siguen sin explicación, pueden servir como un refugio fácil para la superstición religiosa. Me parecía de la mayor importancia identificar estas áreas no explicadas de conocimientos y trabajar hacia su comprensión científica si tales explicaciones se volverían a cabo para confirmar las creencias existentes o para defenderse de ellas.

 Aunque encontraba absurdas muchas creencias religiosas (un buen ejemplo es la historia de los animales del arca de Noé), solía justificarlas suponiendo que originalmente tenían una base racional. En numerosas ocasiones esto me condujo a suposiciones injustificables. Conocía el relato del Génesis en el que Dios crea a Eva de una costilla de Adán. ¿Cómo pudo originarse esta creencia? Evidentemente sabía que los hombres, al menos en algunos aspectos, eran anatómicamente distintos de las mujeres. Nada más natural que dar por sentado que el hombre tenía una costilla menos que la mujer. Un pueblo primitivo que supiera esto podía fácilmente creer que la costilla faltante había sido utilizada para crear a Eva. Nunca se me ocurrió comprobar si mi hipótesis tácita se correspondía con la realidad. Sólo años más tarde, probablemente cuando aún no me había licenciado, revelé a un amigo mío estudiante de medicina que, por lo que sabía, las mujeres tenían una costilla más que los hombres. Para mi sorpresa, en lugar de asentir reaccionó enérgicamente ante esta idea y me preguntó por qué lo creía así. Cuando le di mis razones casi se cae de la silla de risa. De esta forma tan burda aprendí que cuando se trata de mitos uno no debe ser demasiado racional.

Incluso una mirada superficial al mundo de los seres vivos muestra su inmensa variedad. Aunque nos encontramos con muchos animales en los zoológicos, son sólo una pequeña fracción de los animales de tamaño y tipo similar. J.B.S Haldane [biólogo evolutivo británico] alguna vez se le preguntó lo que el estudio de la biología podría decir sobre el Todopoderoso. “Realmente no estoy seguro”, dijo Haldane, “excepto que Él debe ser excesivamente aficionado a los escarabajos.” Se cree que hay al menos 300.000 especies de escarabajos. Por el contrario sólo hay alrededor de 10.000 especies de aves. También hay que tener en cuenta todos los diferentes tipos de plantas, por no decir nada de microorganismos tales como levaduras y bacterias. Además, están todas las especies extintas, de los cuales los dinosaurios son el ejemplo más dramático, que suman en total quizás hasta mil veces todos los que están vivos hoy en día. La segunda característica de casi todos los seres vivos es su complejidad y, en particular, su complejidad altamente organizada. Esto impresionó tanto a nuestros antepasados que consideraban inconcebible que tales mecanismos intrincados y bien organizados habrían surgido sin un diseñador.

conformacin-de-la-teora-de-la-evolucin-de-las-especies-5-638 Si hubiera vivido hace 150 años me siento seguro de que me vería obligado a estar de acuerdo con este argumento del diseño. Su protagonista más completo y elocuente fue el reverendo William Paley cuyo libro, La Teología Natural, O Evidencia de las Existencias y los Atributos de la Deidad Recogidos de las Apariencias de la Naturaleza, se publicó en 1802. Imagínese, dijo, encontrar en el suelo un reloj en buenas condiciones. Su diseño y su comportamiento sólo podían explicarse mediante la invocación de un fabricante. De la misma manera, argumentó, el intrincado diseño de los organismos vivos nos obliga a reconocer que ellos también deben haber tenido un diseñador. Este argumento convincente fue destrozado por Charles Darwin, quien creyó que la apariencia de diseño se debe al proceso de selección natural. Esta idea fue planteada tanto por Charles Darwin como por Alfred Wallace, esencialmente de forma independiente. Sus dos trabajos fueron leídos ante la Linnean Society, el 1 de julio de 1858, pero no produjeron mucha reacción inmediata. De hecho, el presidente de la sociedad, en su revisión anual, comentó que el año que había pasado no había sido marcado por ningún descubrimiento sorprendente.

En El origen de las especies, Darwin escribió una «breve» versión de sus ideas (había planeado un trabajo más extenso). Su primera edición en 1859 fue seguida inmediatamente por numerosas reimpresiones: el libro causó un verdadero impacto. Y con razón, puesto que hoy está muy claro que perfiló las características esenciales del «Secreto de la Vida». Sólo fue necesario el descubrimiento de la genética, debido a Gregor Mendel y fechado en la década de los 1860, y ya en este siglo al establecimiento de las bases moleculares de la genética, para que el secreto se mostrara ante el mundo en toda su gloriosa desnudez. Es aún más sorprendente que hoy en día la mayoría de los seres humanos no son conscientes de todo esto. De los que son conscientes de ello, muchos sienten con Ronald Reagan (Presidente de los Estados Unidos de 1981-1989) que debe haber una trampa en alguna parte.

Un número sorprendente de personas con cultura son indiferentes a estos descubrimientos, y en la sociedad occidental, una minoría ruidosa, está activamente hostil a las ideas evolucionistas.

__________________________________________________________________________

francis-crick-3

Científico Francis Crick en el Instituto Salk.

  Autor: Dr. Francis Crick  fue un científico físico que participó en la 2da Guerra mundial diseñando armas como minas submarinas magnéticas y acústicas, posteriormente se interesó en la biología molecular, y en las neurociencias en sus ultimas décadas. Sus mayores aportes fueron para la biología molecular y la biología evolutiva al descifrar las estructura del ADN junto a James Watson y Maurice Wilkins por lo que recibirían el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1962. En su libro What Mad Pursuit, Crick reconoce la importancia del trabajo de Rosalind Franklin la cual murió años antes de que se le pudiera reconocer en vida. Fue Director del Instituto Salk y después catedrático de la Universidad de San Diego. Fue miembro de las maximas comunidades científicas The Royal Society y The National Academy of Science

Notas: Francis Crick y Ronald Reagan fallecieron el mismo año 2004. 

El Centro Ateo es una ONG ubicada en el país de la India que fue fundada por Gora y Saraswathi Gora.- http://atheistcentre.in/History.html

Francis Crick y extraterrestres. Parte 2: ¿El Científico Francis Crick dijo que fuimos creados por extraterrestres? 

Falso. Al ser un científico de fama mundial uno de los más grandes de la historia por sus descubrimientos concernientes a la estructura molecular de los ácidos nucleicos y su importancia para la transferencia de información en la materia viva etc.  No resulta extraño que se pongan palabras en boca de este genio de la ciencia o se difundan medias verdades en relación a su persona y sus afirmaciones en relación al ADN, en Internet uno puede encontrar diversos sitios web y diversos vídeos en you tube donde charlatanes o lo que es lo mismo divulgadores de teorías conspirativas (Reptilianos, Iluminatis, Planeta Nibiru y de más tomadas de pelo ) afirman que Crick dijo que nuestro ADN fue plantado en el planeta Tierra por extraterrestres que la estructura del ADN era de una ingeniería inexplicable o cosas misteriosas por el estilo.

En las referencias dejare un link de un vídeo de charlatanes conspiranoicos pero en el siguiente vídeo muestro a un reciente amigo mio también escéptico, defensor de la ciencia y el pensamiento racional el You Tuber ArgoffTv explicando esta chabacana teoría conspirativa que involucra al Dr. Francis Crick.

                                        

Photo3 Krisangel23 Editor del blog Metrópolis Escéptica, divulgador en ratos libres de temas como: ciencia, escepticismo, racionalismo, diversidad afectiva sexual, humanismo secular, y opositor a  las charlatanerías, pseudociencias, información propagada por conspiranoicos etc. Fundador del grupo Traducciones Herejes y administrador en muy diversas páginas racionalistas en facebook. 

 Referencias:

1) Libro: What mad pursuit (Qué Loco Propósito)

2) How I Got Inclined Towards Atheism.- http://www.positiveatheism.org/india/s1990a01.htm

 Traductor.- Nowhere boy.  Corrector.- Un Internaura.

3) Canal de You Tube ArgoffTv.- https://www.youtube.com/channel/UCo0Snv6TieJyWQ2x8AMJTkQ

4) Canal Charlatán  de You Tube Vm granmisterio.- Nuestro ADN es Extraterrestre según su descubridor. Link de su vídeo.- https://www.youtube.com/watch?v=4bV_enx9bEk

Nota: Desafortunadamente hay pocos canales Partner escépticos en español el de ArgoffTv tiene aun pocos suscriptores, sus vídeos la mayoría han sido vistos poco y peor aun vídeos como el del charlatán Vm granmisterio tienen muchas vistas (ya que tiene más tiempo en You Tube) las cosas que dice en su vídeo son tan idiotas que es lamentable el que mucha gente le de pulgar arriba a sus afirmaciones sobre este asunto.  Mentiras tan descaradas como la supuesta historia del científico Albert Einstein donde de niño según refutó a un maestro ateo en una clase, de dicha historia incluso hay también vídeos en You Tube los medios de comunicación son buenos y malos a la vez por que a través de ellos se dicen muchas mentiras o verdades a medias es por eso que como siempre he dicho si uno quiere saber lo que en realidad ha dicho o no un científico hay que ir a ver sus publicaciones originales es por eso que en las referencias yo las menciono las muestro e incluso las invito a leer para que se compruebe en este caso que lo que expongo en esta página Metrópolis Escéptica esta fundamentado y nada es inventado.