Dr. Paul Thagard: La Débil Filosofía de Vida de Jordan Peterson.

Nota de introducción por el editor de Metrópolis Escéptica:

El artículo presenta una critica escéptica sobre Jordan Peterson.

Un contemporáneo intelectual de derechas que ha adquirido en años recientes fama internacional, valiéndose de su titulo de psicólogo ha fomentado una campaña no solo contra los transexuales sino contra toda la izquierda política al victimizarse junto a todos los conservadores por ya no tener el “derecho” de referirse a transgéneros y transexuales con la identidad de género que ellos rechazan.

Eso no es todo, dicho personaje ha adquirido mucho apoyo en su peculiar razonamiento de sobre-comparar a los humanos con las langostas con el objetivo de legitimizar jerarquías en la sociedad a través de un lenguaje que se presta a fomentar el abuso de poder. El presente artículo hace además un análisis sobre su más reciente libro y best seller 12 reglas para vivir (por cierto de auto-ayuda) publicado en 2018 y ya traducido al español por editorial Planeta. El artículo incluye además un vídeo de Natalie Wynn  activista escéptica y transexual del canal Contrapoinst que con argumentos y humor responde a Jordan Peterson y sus seguidores.

____________________________

La Débil Filosofía de Vida de Jordan Peterson.

Por: Dr. Paul Thagard. 

 Las afirmaciones de Peterson sobre la moralidad, la realidad y el significado de la vida son dudosas.

Las 12 Reglas para la Vida de Jordan B. Peterson están en las listas de los más vendidos, a pesar de la naturaleza de lugares comunes de sus reglas, que se resumen en: defiéndete, cuídate, haz amigos, no te compares con los demás, cuida de tus niños, pon tu casa en orden, persigue el significado, di la verdad, escucha a las personas, sé preciso, dale libertad a los niños y disfruta de las mascotas. Parte del atractivo de Peterson proviene de historias vívidas de la Biblia, cuentos de hadas, su vida personal y su práctica como psicólogo clínico.

Pero muchas personas consideran que Peterson es sabio, además de entretenido, con cosas profundas que decir sobre la naturaleza de la moralidad, la realidad y la vida. Estos son temas filosóficos, por lo que podemos preguntarnos qué tan bien los puntos de vista de Peterson resisten el escrutinio filosófico.

MORALIDAD

 Las reglas de vida de Peterson están destinadas a decirle a las personas lo que deben hacer, no solo lo que realmente hacen las personas. Se refieren a la moralidad, que plantea la importante cuestión filosófica de la base de la ética. La respuesta de Peterson se refiere a la religión, en particular al cristianismo, como se muestra en estas citas:
“Incluso más antigua y más profunda que la ética, sin embargo, es la religión. La religión no se ocupa de lo (simple) correcto o incorrecto, sino del bien y del mal en sí mismos, de los arquetipos del bien y el mal. La religión se ocupa del dominio del valor, el valor más elevado. Ese no es el dominio científico. No es el territorio de la descripción empírica “.

“La Biblia es, para bien o para mal, el documento fundacional de la civilización occidental (de los valores occidentales, la moral occidental y las concepciones occidentales del bien y el mal). … La Biblia ha sido arrojada desde lo profundo por la imaginación humana colectiva, que es en sí misma un producto de fuerzas inimaginables que operan en períodos de tiempo insondables. Su estudio cuidadoso y respetuoso puede revelarnos cosas sobre lo que creemos y cómo actuamos, y debemos actuar que no se pueden descubrir de ninguna otra manera”.

Esta conexión de la moralidad con la religión justifica su uso frecuente de historias bíblicas como Adán y Eva en sus discusiones sobre cómo actuar.

Pero los filósofos desde Platón han reconocido muchos problemas al basar la ética en la religión. Primero, las diferentes religiones tienen diferentes prescripciones, y Peterson no discute por qué el cristianismo es moralmente superior al Islam, el hinduismo o docenas de alternativas. Incluso dentro del cristianismo, hay mucho desacuerdo entre los católicos, protestantes y mormones. Para que la moralidad se base en la religión, debe poder tomar una decisión razonable con respecto a qué religión elegir.

Segundo, incluso si una religión pudiera ser reconocida como superior, todavía es legítimo preguntar si sus reglas son morales o simplemente arbitrarias y odiosas, como la regla en el libro de Levítico de la Biblia que los niños que maldicen a sus padres deben ser asesinados. Las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo, islam) remontan sus orígenes a la horrible historia de Dios que le ordenó a Abraham sacrificar a su hijo Isaac. Abraham podría haber inferido razonablemente que Dios es malo, o que él mismo estaba alucinando.

 Peterson parece suponer que las únicas alternativas a la moral religiosa son las atrocidades totalitarias o el nihilismo abatido. Pero la ética secular ha florecido desde el siglo XVIII, con enfoques competitivos como el aprecio de la simpatía de David Hume, el énfasis de Immanuel Kant en los derechos y deberes, y la recomendación de Jeremy Bentham de promover el mayor bien para el mayor número de personas. Mi propia base de ética preferida son las necesidades humanas, incluidas las necesidades biológicas (alimentos, agua, vivienda, atención médica) y las necesidades psicológicas (autonomía, relaciones, competencia – Ryan y Deci, 2017). Estas necesidades vitales son mucho más cruciales para la vida que los deseos subjetivos y puede ser moral el actuar para satisfacer las necesidades vitales suyas y de los demás. Ud. no precisa de la religión para ser una buena persona.

INDIVIDUALISMO

El comportamiento moral en un contexto social exige juzgar entre los derechos de los individuos y las presiones de grupos y organizaciones como las familias y las naciones. Peterson enfatiza constantemente al individuo:

“Es posible trascender la adhesión servil al grupo y sus doctrinas y, al mismo tiempo, evitar las trampas de su extremo opuesto, el nihilismo. Es posible, en cambio, encontrar suficiente significado en la conciencia individual y en la experiencia “.

Su segunda regla, “Trátate como alguien a quien debes ayudar”, invierte la regla de oro de muchas culturas, que aboga por tratar a los demás como le gustaría que lo traten a usted mismo.

             Primer Ministro de Canadá                                   Justin Trudeau.

 El individualismo de Peterson fue evidente en las acciones que lo llevaron a la fama en septiembre de 2016, cuando publicó un vídeo en YouTube quejándose que una nueva ley canadiense lo obligaría a usar pronombres especiales para personas transgénero. El proyecto de ley C 16, que se aprobó en junio de 2017, agregó los términos “identidad o expresión de género” al Código de Derechos Humanos de Canadá. Como resultado, el discurso de odio dirigido a personas trans y de género no binario puede tratarse de la misma manera que el discurso de odio relacionado con la raza, la religión y la orientación sexual. (Artículo continua después del vídeo)

¿Quién es Jordan Peterson? por la atea y escéptica militante  transexual Natalie Wynn del canal Contrapoints. 

Nota: El vídeo tiene la opción de poner subtitulos al español.  

Expertos legales responden que no usar pronombres preferidos no constituye un discurso de odio, por lo que la objeción de Peterson que su libertad de expresión individual estaba siendo restringida por el Proyecto de Ley C-16 fue mal intencionada. Más amenazante para Peterson, la Comisión de Derechos Humanos de Ontario dice que negarse a referirse a una persona trans por un pronombre personal que coincida con su identidad de género probablemente se considerará discriminación cuando ocurra en el trabajo, vivienda y servicios como la educación. La justificación es que las palabras que la gente usa para describirse a sí mismas pueden afirmar identidades y desafiar actitudes discriminatorias.

El problema más profundo aquí es la cuestión general de las limitaciones de la libertad de expresión. Desde el siglo XIX, la ley y la sociedad han reconocido que la libertad de una persona termina donde comienza la libertad de otra. Usted no tiene la libertad de infringir los derechos humanos de otra persona acosándolos, amenazándolos o discriminándolos. El proyecto de ley C-16 reconoce que la identidad de género es una base tan equivocada para un trato odioso como la raza, la religión y la preferencia sexual.

 ¿De dónde vienen los derechos humanos? Los primeros puntos de vista consideraron que los derechos humanos eran otorgados por Dios, pero las revoluciones estadounidense y francesa los asignaron a la naturaleza humana. Brian Orend (2002) establece la conexión plausible de los derechos humanos con las necesidades vitales que las personas requieren para funcionar como seres humanos. Cuidar las necesidades de los demás a veces requiere que las personas limiten sus propias libertades individuales de expresión y acción. Las protestas de Peterson sobre la corrección política hacen que parezca que las críticas al maltrato basado en el género son artefactos del posmodernismo y el neomarxismo. Pero expandir la igualdad de trato a círculos cada vez más grandes ha sido una parte valiosa del pensamiento filosófico y social desde el siglo XVIII. El reconocimiento de que las personas transgénero han sido objeto de hostigamiento y violencia justifica extender las protecciones a los derechos humanos hacia ellos.

 Una parte importante de la defensa de Peterson del individuo es el argumento que las jerarquías de desigualdad y dominancia están arraigadas en diferencias biológicas, desde las langostas hasta los hombres y mujeres humanos. Pero los humanos tienen cerebros mucho más grandes que las langostas, con 86 mil millones de neuronas en lugar de 100 mil. En los últimos siglos, las personas han podido reconocer que los derechos humanos se aplican a todas las personas, no solo a los que son como uno, a la familia, a la raza, al sexo o a la nación. La igualdad no tiene que estar en todas las dimensiones, como los talentos, pero sí debe cubrir necesidades vitales, para que todos tengan la capacidad de desarrollarse. Las restricciones a las libertades individuales en forma de impuestos y las limitaciones en el discurso perjudicial son entonces justificables.

REALIDAD.

Las tres categorías metafísicas principales de Peterson son Ser, Orden y Caos, todas ellas glorificadas con letras mayúsculas. Por “Ser” no se refiere a la existencia, sino la “experiencia vivida” de la existencia. Está menos interesado en el mundo objetivo de las cosas estudiadas por la ciencia que en el mundo subjetivo de las experiencias y los significados que él cree que es la provincia de la literatura, la religión y la mitología. Aunque cita estudios científicos cuando apoyan sus puntos de vista sobre el género, extrae la mayoría de sus conclusiones sobre la experiencia de la existencia a partir de fuentes literarias como la poesía y la Biblia.

Peterson dice que él tomó su idea del Ser como la totalidad de la experiencia humana de Heidegger, pero Heidegger no confundió el Ser con sus conceptos más subjetivos de “Estar allí” y “Estar en el mundo” (Dreyfus, 1991). El uso de Peterson del término “Ser” para la experiencia subjetiva de la existencia provoca mucha confusión, por ejemplo cuando dice que “los gatos son una manifestación de la naturaleza, del Ser, en una forma casi pura”. La Naturaleza ha existido durante al menos 13.5 mil millones de años desde el Big Bang, pero la experiencia subjetiva solo ha existido por menos de mil millones, cuando los animales con sistemas nerviosos evolucionaron. Peterson sigue a los filósofos anti ciencia al asumir que la experiencia subjetiva nunca puede explicarse con métodos objetivos, sino que el progreso se logra al desarrollar las teorías neurocientíficas de la conciencia. Por lo tanto, la brecha entre lo que existe y la experiencia de la gente está comenzando a cerrarse.

 El subtítulo de Peterson es “Un antídoto al caos”, y el objetivo de sus reglas es ayudar a las personas a lograr el orden. “El orden es donde las personas que lo rodean actúan de acuerdo con las normas sociales bien entendidas y siguen siendo predecibles y cooperativas”. Es “territorio explorado”. “El caos, por el contrario, es donde o cuándo sucede algo inesperado”. Son “todas esas cosas y situaciones que no conocemos ni entendemos”. Sin justificación, sostiene que el orden es simbólicamente masculino mientras que el caos es femenino. Tanto el caos como el orden son parte del ser en su sentido subjetivo, por lo que pertenecen a la experiencia de la realidad y no a la realidad misma.

El énfasis de Peterson en el orden podría tomarse como parte del énfasis tradicional conservador en el orden social y la jerarquía, pero él insiste en que es un liberal clásico. Su mensaje sobre el orden es más personal, dice que las personas pueden beneficiarse al organizar sus vidas para que estén menos estresadas y ansiosas. El uso de categorías engañosamente profundas de Orden y Caos proporciona solo la ilusión de profundidad.

VIDA.

El significado de la vida es otra cuestión filosófica central que Peterson aborda de manera inverosímil. Esgrime fuentes religiosas para insistir en que “la vida está sufriendo”. Incluso si tuviera razón en que esta afirmación es un dogma de todas las religiones principales, sigue siendo inverosímil. El sufrimiento es inevitablemente parte de la vida, porque todos tenemos que lidiar con la enfermedad, la pérdida y, finalmente, la muerte. Pero la mayoría de las personas también tienen una gran cantidad de experiencias positivas como alegría, amor, gratitud, orgullo, serenidad, emoción, esperanza, inspiración, diversión, maravilla y asombro.

 Las mayores fuentes de buenas experiencias son el amor, el trabajo y el juego, por lo que preferiría identificar a estas como el significado de la vida en vez de al sufrimiento. Estas tres actividades alimentan directamente la satisfacción de las necesidades psicológicas básicas de relación, competencia y autonomía, como sostengo en mi libro sobre El cerebro y el significado de la vida.

Peterson sigue al filósofo existencialista Kierkegaard al insistir en que la única forma de hacer que su vida sea inteligible y evitar el caos es el “acto de fe” de que “el ser puede corregirse convirtiéndose”. Pero hay muchas mejores ideas que se pueden obtener de la filosofía y la psicología positiva sobre cómo vivir una vida valiosa, basada en evidencia y buenas teorías en lugar de la fe.

El estilo alusivo de Peterson hace que criticarlo sea como intentar clavar gelatina en una nube, pero he intentado indicar alternativas a sus suposiciones sobre moralidad, individualismo, realidad y el significado de la vida. Si Ud. opta por la mitología cristiana, el individualismo estrecho de mente, la metafísica oscura y la angustia existencialista, entonces Jordan Peterson es el filósofo para usted. Pero si prefiere la evidencia y la razón, busque en otra parte.

____________________________________________

 Autor: Dr. Paul Thagard es un filósofo y científico cognitivo, autor de muchos libros interdisciplinarios. Es Profesor Emérito Distinguido de Filosofía en la Universidad de Waterloo, donde fundó y dirigió el Programa de Ciencias Cognitivas. Se graduó en las Universidades de Saskatchewan, Cambridge, Toronto (PhD en filosofía) y Michigan (MS en informática).

Es miembro de las comunidades científicas Royal Society of Canada, la Cognitive Science Society y la Association for Psychological Science. El Consejo de Canadá le ha otorgado un Premio Molson (2007) y un Premio Killam (2013).

Algunos de sus libros:

La ciencia cognitiva de la ciencia: explicación, descubrimiento y cambio conceptual (MIT Press, 2012)

El cerebro y el significado de la vida (Princeton University Press, 2010); 

Filosofía de la psicología y la ciencia cognitiva (2007)

Hot Thought: Mecanismos y aplicaciones de la cognición emocional (MIT Press, 2006);

Mind: Introduction to Cognitive Science (MIT Press, 1996; segunda edición, 2005).

Cómo los científicos explican la enfermedad (1999)

Revoluciones conceptuales (Princeton University Press, 1992)

Oxford University Press publicará su conjunto de de 3 libros, Tratado sobre la mente y la sociedad, en febrero de 2019.

_______________________________________

 Krisangel23 es editor de Metrópolis Escéptica y subtitulador del grupo Traducciones Herejes el cual trae al español artículos y vídeos traducidos al español sobre diversos temas como: ciencia, escepticismo, humanismo secular, diversidad afectiva sexual, etc. 

Traductor del artículo: Volar sin alas.   

Nota extra: Gracias al gobierno liberal y de izquierdas de Justin Trudeau las personas Transgénero y Transexuales no podrán ser hostigadas en colegios-escuelas, ambientes laborales, ni en instituciones ya sean del gobierno o privadas refiriéndose a su persona de manera entrometida en sus vidas con el pro-nombre del género que rechazan muchas veces desde la infancia.  

Referencias:

1) Página web de Paul Thagard.https://paulthagard.com/

2) Artículo publicado en la página de la revista Psicology Today.- https://www.psychologytoday.com/us/blog/hot-thought/201802/jordan-peterson-s-flimsy-philosophy-life 

3) Jordan Peterson, el polémico psicólogo canadiense al que veneran millones de jóvenes “langostas”.- https://www.bbc.com/mundo/noticias-43832053

Todas las citas de Jordan Peterson utilizadas en el artículo son de la edición de 2018 de su libro para Kindle.
Dreyfus, HL (1991). Estar en el mundo Cambridge, MA: MIT Press.
Orend, B. (2002). Derechos humanos: concepto y contexto. Peterborough: Broadview.
Peterson, JB (2018). 12 reglas para la vida: un antídoto contra el caos. Toronto: Random House Canada.
Ryan, RM, y Deci, EL (2017). Teoría de la autodeterminación: necesidades psicológicas básicas en motivación, desarrollo y bienestar . Nueva York: Guilford.
Thagard, P. (2010). El cerebro y el sentido de la vida . Princeton, NJ: Princeton University Press.
Thagard, P. (de próxima publicación). Filosofía natural: del cerebro social al conocimiento, la realidad, la moral y la belleza. Oxford: Oxford University Press. Otoño, 2018.