Políticos contra la ciencia por creencias religiosas. Científico Jerry Coyne.

2Nota introductoria por el editor de metrópolis escéptica: Si entre los países de primer mundo hay uno donde se rechace grandes áreas de la ciencia con mucha fuerza incluso desde lo político ese es Estados Unidos, el siguiente artículo fue publicado originalmente en inglés en 2007 pero sigue muy vigente. ( Dar clik en las imágenes para verlas mejor.)

No se mucho de Biología. Por: Jerry Coyne.

 Suponga que le preguntamos a un grupo de candidatos a presidente si creen en la existencia de los átomos y un tercio de ellos respondieran que no. Eso sin dudas sería una gran muestra de falta de educación, ¿no es cierto? Y sería aún más sorprendente tratándose de aquellos que aspiran a dirigir una nación tecnológicamente sofisticada.

A pesar de esto, algo parecido sucedió hace una semana durante el debate presidencial republicano. Cuando el moderador le pidió a nueve candidatos que levantaran la mano si “no creían en la evolución”, tres manos aparecieron en el aire –las del senador Sam Brownback, el gobernador Mike Huckabee y el diputado Tom Tancredo. A pesar que soy un biólogo que se ha encontrado batallando contra el creacionismo con frecuencia a lo largo de mi vida profesional, igualmente me mortificó, ya que hay tanta evidencia del hecho de la evolución como de la existencia de los átomos, cualquiera que levante la mano está muy mal informado.

No sé si atribuirle las manos levantadas a la ignorancia de los candidatos del montón de evidencia a favor de la evolución o a un deseo cínico de ser el alcahuete de un público que rechaza la evolución a lo grande (más de la mitad de los estadounidenses la rechazan). Pero sé que esto significa que nuestro país está en problemas. Cuando la ciencia es cada vez más importante para tratar los problemas del mundo, los estadounidenses caen cada vez más atrás en la educación científica. Entre los ciudadanos de las naciones industrializadas, los estadounidenses están casi al final con su comprensión en matemática y ciencias. Más de la mitad de los estadounidenses no saben que la Tierra órbita al sol una vez al año y casi la mitad cree que los humanos alguna vez vivieron al estilo de los Picapiedras, al mismo tiempo que los dinosaurios.

Puede ser que la biología evolucionista no vaya a impulsar a EE.UU. hacia la vanguardia científica, pero el creacionismo (y su descendiente elegante, el “Diseño inteligente”) no son simplemente una campaña contra la evolución –son una campaña contra la ciencia misma y el método científico. Al afirmar que la evolución no tiene sustento firme y aseverar que la religión puede contribuir a nuestra comprensión de la naturaleza, los creacionistas confunden a la gente acerca de la forma misma y el carácter de la evidencia científica. Esta confusión sólo puede dañar nuestra capacidad de hacer juicios razonables sobre cuestiones sociales importantes, como el calentamiento global, que involucran a la ciencia.

evolutiontancredohuckabeebrownback2

Sam Brownback, Mike Huckabee y Tom Tancredo. Candidatos a Presidentes de Estados Unidos en 2007. Cuando Obama le ganó a Maccain.

 El senador Brownback exhibió su mezcla venenosa de ignorancia científica y dogma religioso en un artículo de oposición editorial el 31 de mayo (2007) en The New York Times (“Qué pienso sobre la evolución”), escrito para aclarar por qué levantó la mano para disentir sobre el darwinismo. Lo primero que está claro es que Brownback exhibe una confusión fundamental sobre la biología evolutiva. Sostiene que “no existe una sola teoría de la evolución,” mencionando un equilibrio puntuado como una alternativa al darwinismo. (Aparentemente está implicando que podría haber dudas acerca de la evolución, siendo que hay una multitud de teorías).

Bien, está equivocado en esto por dos motivos. Primero, la hipótesis del equilibrio puntuado no está ampliamente aceptada y segundo (como su defensor Stephen Jay Gould declaró en repetidas ocasiones), fue concebido como una expansión del darwinismo y no como una alternativa a él. Existe una sola teoría válida de la evolución que dice que los organismos evolucionaron gradualmente en el tiempo y se dividieron en diferentes especies y que el motor principal del cambio evolutivo es la selección natural. Sin duda, algunos detalles de estos procesos no están resueltos, pero no hay discusión entre los biólogos acerca de las afirmaciones principales.

Brownback también presenta la interpretación errónea ya familiar de la evolución como un proceso de azar, sosteniendo que “el hombre… es simplemente el producto incidental de mutaciones al azar.” Parece desconocer que, mientras las mutaciones suceden por azar, la selección natural, que es responsable de construir cuerpos complejos al guardar las mutaciones más adaptativas, enfáticamente no lo hacen. Como todas las especies, el hombre es producto tanto del azar y la legalidad.

Levantando otro reclamo del manual del creacionista, Brownback limita la habilidad de la evolución a hacer sólo “los pequeños cambios que tienen lugar dentro de una misma especie.” Eso es sencillamente falso. Sí, la evolución hace pequeños cambios, pero con el tiempo agrega grandes cambios. Como dice el antiguo refrán, cuida los centavos y las libras se cuidarán solas. La evolución de los peces en anfibios, anfibios en reptiles, reptiles en pájaros y homínidos en humanos está ampliamente documentada en los registros fósiles. Durante décadas los creacionistas perpetuaron fervientemente este mito, que la evolución puede hacer pequeños cambios pero no grandes cambios, ignorando la montaña de evidencia, no sólo de los registros fósiles sino de la genética, la biogeografía, la embriología y la geología.

¿Qué nos demuestra esta evidencia? Primero que existen cambios evolutivos, pequeños y grandes, que vemos ocurrir a lo largo de las eras cuando desenterramos fósiles bajo varias capas de roca. También está el descubrimiento del fósil del “eslabón perdido” que demuestra el ancestro común de diversos grupos (por ejemplo, entre los reptiles y los mamíferos). Los organismos también muestran características de desarrollo que sólo pueden comprenderse asumiendo que evolucionaron a partir de ancestros que eran muy diferentes. (Los embriones humanos, por ejemplo, desarrollan una capa de vello a partir del séptimo mes en el útero que luego se pierde antes del nacimiento. No tiene sentido sino como remanente de nuestros ancestros primates). 

evolucin-2-pruebas-evolutivas-12-728 La evolución también aparece en la presencia de órganos vestigiales como la pelvis sin propósito en las ballenas y las pequeñas pero inútiles alas del ave kiwi, que muestran su descendencia de otras especies en las que esos órganos eran funcionales. Y también está la distribución de los organismos en la Tierra, como la ausencia de mamíferos nativos y anfibios en las islas oceánicas que, sin embargo, albergan una variedad de aves e insectos una conducta que sólo puede comprenderse a partir del resultado de la dispersión y la evolución. Finalmente está la amplia evidencia que la selección natural produce adaptaciones evolutivas, desde la resistencia a los antibióticos en las bacterias hasta la evolución de picos más robustos en los pájaros que se alimentan de semillas duras.

Al senador Brownback, junto a sus dos colegas disidentes, se los debería forzar a responder una pregunta más embarazosa: ¿quién es responsable de su falta de información? ¿De dónde aprendieron lo que ellos llaman “problemas” con la evolución: en el regazo de sus madres o en la escuela dominical? O tal vez leyendo libros; de ser así, ¿qué libros y quiénes se los recomendó? ¿Acaso un servidor público no tiene la responsabilidad de estar informado en un amplio espectro de temas y asuntos? 

Teniendo en cuenta cómo Brownback juega con tanta rapidez y soltura con los hechos o los ignora por completo, es justo preguntarse por qué el New York Times aceptó publicar afirmaciones confusas acerca de la evolución. ¿O es que nadie en el Times vigila que no haya errores groseros en los hechos de sus páginas editoriales? Brownback sin duda tiene derecho a decir que la ciencia no puede decirnos cómo deberíamos comportarnos, ¿pero eso le da derecho a representar erróneamente el principio central de la biología? Una opinión es simplemente una opinión, pero no es muy buena si se basa en “hechos” que no son tales.

La comprensión errónea de Brownback sobre la ciencia es más peligrosa que su ignorancia hacia la evolución y debería ser desconcertante para educadores y padres que esperan ver a sus hijos educados apropiadamente. Él rechaza la evolución si “significa limitarse a una visión exclusivamente materialista y determinista del mundo que no deja espacio para una inteligencia que lo guíe.” Usando ese criterio, él debería rechazar todas las ciencias, ¡incluyendo la física y la química! 

img La ciencia simplemente no utiliza hipótesis sobre inteligencias superiores o fenómenos sobrenaturales como los Milagros, ya que la ciencia es la búsqueda de las explicaciones racionales de los fenómenos naturales. No rechazamos lo sobrenatural simplemente porque tenemos un enorme compromiso filosófico con el materialismo; lo rechazamos porque utilizar lo sobrenatural nunca nos ayudó a comprender el mundo natural. La alquimia, las curaciones por la fe, la astrología, el creacionismo –ninguna de estas perspectivas hizo avanzar un ápice nuestra comprensión de la naturaleza. Así que la propuesta de Brownback de poner la fe sobre la mesa de la ciencia está mal intencionada: “Mientras la ciencia continúa explorando los detalles del origen del hombre, la fe también puede hacer su parte.” ¿Qué parte? ¿Dónde están las predicciones comprobables de la fe o las hipótesis falsables de los orígenes humanos?

La reconciliación mal intencionada de Brownback entre la ciencia y la fe extiende la noción de la verdad misma. Él acepta la visión común que “la ciencia busca descubrir las verdades sobre la naturaleza del orden creado y la forma en que opera, mientras que la fe se encarga de las verdades espirituales.” Casi todos los científicos objetarían el uso de la palabra “creado” en esta oración, pero en cualquier caso es dudoso si se puede encontrar algún tipo de “verdad” (en el sentido de algo que se ajusta a los hechos) sólo a partir de la espiritualidad.

Las verdades científicas son hechos en los que se pusieron de acuerdo todos los observadores utilizando métodos científicos. La formula del agua es H2O, la Tierra tiene 4600 millones de años de edad y la velocidad de la luz es de 300.000 km/seg. Estos hechos los puede verificar empíricamente cualquier científico, sea musulmán, católico o hindú.

maxresdefault (1) ¿Pero qué sería la “verdad espiritual”? Es simplemente lo que alguien cree que es cierto sin necesidad de evidencia. La verdad espiritual de un hombre es la mentira espiritual de otro. Jesús puede ser el hijo de dios para los cristianos pero no para los musulmanes. La historia de la creación de los Inuit comienza con un par de gigantes que le cortaron los dedos a sus hijas, los que luego se convirtieron en morsas, ballenas, orcas y salmones. Ha habido miles de religiones y miles de “verdades espirituales”, pero muchas de ellas entran en conflicto entre sí y algunas de ellas entran en conflicto con la ciencia.

A muchos estadounidenses por ejemplo se les enseñó a través de su religión que el mundo tiene menos de 10.000 años de antigüedad. Los Inuit también están equivocados: las ballenas no surgieron a partir de las falanges extraídas de los mamíferos terrestres. Y esas “verdades espirituales” que no son palpablemente falsas, son sistemáticamente inmunes al desafío de la investigación racional. Simplemente no hay manera de averiguar que alguna de ellas sea “cierta”, del mismo modo que no podemos saber cuál religión es la “verdadera”, suponiendo que haya alguna. Entonces, ¿hay alguna necesidad de hablar de verdades espirituales? ¿No deberíamos llamarlas “creencias sólo basadas en la fe”? Cuando “la fe hace lo suyo” entonces, ¿qué es lo que hace para contribuir a nuestra comprensión de cómo son las cosas?

 Más siniestra es aún la certeza absoluta y total de Brownback acerca de la naturaleza del mundo y del motivo por el que estamos aquí. (Por supuesto que lo sacó todo de la biblia).

Brownback_horizontal_t460 “El lugar singular y especial de cada persona en la creación es una verdad fundamental que debe ser resguardada.”

“Creo firmemente que cada persona humana, sin importar sus circunstancias, tiene una razón de ser y un propósito.”

“… el proceso de creación –y sin duda la vida hoy día- se sostienen por la mano de dios de una forma que sólo él conoce.”

Y esto:

“Mientras no debe quedar nada sin investigar en la búsqueda de la naturaleza del origen del hombre, podemos decir con convicción que sabemos con certeza al menos parte del resultado. El hombre no fue un accidente y refleja una imagen y una semejanza únicas en el orden creado. Esos aspectos de la teoría evolucionista compatibles con esta verdad son bienvenidos a sumarse al conocimiento humano. Los aspectos de estas teorías que desmientan esta verdad, sin embargo, deben ser firmemente rechazados como teología atea que intenta pasar por ciencia.”

Lo sepa o no, las rotundas declaraciones de Brownback negando toda posibilidad que las cuestiones empíricas de hecho pueden diferir de las que se asumen mediante su credo, suman nada menos que el rechazo de toda la institución científica. ¿Quiénes somos “nosotros” y de dónde salieron “nuestra” convicción y certeza? ¿Acaso Brownback creería en estas “verdades espirituales” si no se las hubieran enseñado de niño, o se hubiera criado en China en vez de Estados Unidos?

Según Brownback, debemos rechazar los hallazgos científicos si entran en conflicto con nuestra fe, pero aceptarlos si son compatibles. Pero la evidencia científica dice que los humanos somos primates de cerebros grandes, altamente conscientes, que comenzamos a desarrollarnos en la sabana Africana hace cuatro millones de años. ¿Se supone que debemos rechazar esto como una “teología atea” (un oxímoron como ningún otro)? La convicción religiosa que el “hombre” es único en formas que realmente importan es irresistible en muchas formas –sin duda nuestro idioma, arte, música y ciencia son productos únicos de la vida en este planeta- pero sostener que nuestra unicidad es un dogma inmune al análisis científico es una declaración de autoridad arrogante y, en última instancia, temeraria.

Esta actitud tiene enormes implicancias políticas –y educativas. ¿Qué sucede cuando la verdad científica entra en conflicto con la “verdad espiritual” de un político? Este no es un asunto teórico sino uno real, como podemos ver en los debates acerca de la investigación con células madre, el aborto, la ingeniería genética y el calentamiento global. La ignorancia sobre la evolución puede extenderse ampliamente, pero no es ni remotamente tan peligrosa como la certeza dogmática sobre el mundo real basado sólo en la fe.

__________________________________________

headshot Autor: Científico evolucionista Dr. Jerry Coyne.  Catedrático de la Universidad de Chicago en USA, desde el año 2015 es profesor emérito, ha sido autor de más de 115 artículos científicos publicados en revistas científicas como Nature, Science, Evolution, PNAS, Genetics, American Nature, etc. Autor de 130 artículos en medios de comunicación de gran prestigio como  The New York Times y The Guardian etc.  Escritor de reviews para libros científicos y racionalistas, y hasta la fecha autor de 3 libros uno académico llamado Speciation – Especiación el cual está dirigido a los biólogos profesionales, estudiantes graduados, y avanzados estudiantes universitarios, –  uno  de divulgación científica llamado Why Evolution is True ¿Por qué la evolución es verdad? y su tercer libro Faith vs Fact. Why Science and Religion Are Incompatible? – Fe vs Hechos, por qué la ciencia y la religión son incompatibles?.

Miembro de la comunidad científica American Academy of Arts and Sciences, fue presidente y vice presidente de la Society for the Study of Evolution – Sociedad para el estudio de la evolución, fue editor en las revistas científicas Evolution, y The American Naturalist etc. Actualmente se dedica a disfrutar de la vida viajar por el mundo y escribir en su blog de divulgación científica.

Su maestro doctoral fue el científico evolucionista Richard C. Lewontin.

1935679_1046838147431_738476_n Krisangel23 soy editor de Metrópolis Escéptica y miembro subtitulador del grupo Traducciones Herejes traemos vídeos y artículos del inglés al español sobre muy diversos temas como ateísmo, ciencia, escepticismo, diversidad afectiva sexual, humanismo secular etc.

Artículo traducido por: Volar sin alas.

Nota extra: La ignorancia sobre la evolución tal y como lo ha predicho Coyne se ha extendido a otras áreas de la ciencia una década después tenemos a Donald Trump como presidente de la que aun es la nación más poderosa del mundo, dirigiendo a ese mismo partido de derechas que se ha opuesto a la ciencia, ahora atacando a la Teoría del Calentamiento Global Antropogénico, como una cosa “inventada por los chinos”, su política mezclada con religión ahora intentar legalizar que los maestros de escuela den clases portando armas de fuego, así de locos están los que creen tener al Dios todo poderoso de su lado, se disparan los conflictos por racismo, xenofobia e intolerancia con el comodín de intentar imponer su moralidad caducada en las vidas de los demás, la derecha política en el mundo no es ninguna buena alternativa a la izquierda, los países necesitan menos ideologías caducadas ya sean de derechas o izquierdas y pensar más en un voto valorando los antecedentes personales de los candidatos, y sus partidos, Trump ha generado tanto rechazo en su propio país que estoy persuadido a pensar que los republicanos no lograrán ganar la presidencia en 2020 extendiendo 4 años más su gobierno como si lo logró Obama.

maxresdefault (2) Si los Republicanos pierden en 2020, el mundo podrá librarse de que Estados Unidos sea sacado del acuerdo climático de París, hasta ahora solo ha sido de palabra, no legalmente, siendo actualmente Estados Unidos el segundo país que genera más gases de efecto invernadero en el mundo sus políticos de derechas  intentan deshacerse de las responsabilidades que velan por la seguridad no solo de la humanidad sino también de la biodiversidad global, todo para no ver sus intereses capitalistas “afectados” la política de países poderosos estando bajo el mando de estos fanáticos de derechas, no se preocupa por la humanidad eso se entiende al tener a políticos y masas de fanáticos votantes obsesionados con un reino que prometen diversas religiones y sectas cristianas y el cual no es de este mundo según la biblia, la humanidad solo ha ganado a un presidente que lanza papel sanitario en tono burlesco a los habitantes de una isla azotada por el huracán Maria, eso es lo que representa la derecha, y cualquier ideología política que intenta romper la separación de iglesia-estado.

Nota 2) En el vídeo sobre el azar en la evolución casi al final dice, árbol genealógico lo que debió decir es: árbol filogenético.  

Fuentes:

1) DON’T KNOW MUCH BIOLOGY BY: Jerry Coyne.- https://www.edge.org/conversation/jerry_coyne-dont-know-much-biology

2) ¿Efecto dominó?: qué consecuencias puede tener la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París.- http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-40128346

3) Humilla Trump a damnificados puertorriqueños, les lanza papel de baño VIDEO.-  https://periodicocorreo.com.mx/humilla-trump-a-damnificados-puertorriquenos-les-lanza-papel-de-bano-video/